Fuerza mexicana


No todos los días uno tiene el ánimo ahí arriba, bien arriba. No es grave lo que me pasa: un proyectito laboral se cayó, un Final que rendí los otros días y también se cayó (Me la dieron por culo, dirían los punk rock gallegos de Marea, alta banda). Sé que son dos hechos mínimos, lo sé, pero estoy en esos días en que las hormonas me toman de rehén (Juanchi, gracias por tan célebre forma de bautizar a estos días femeninos tan hincha pelotas para todos).

No sé porque les estoy contando esto, simplemente dejé que saliera. La cuestión es que no voy a dejar de presentar al artista semanal por tener la energía baja, ni voy a dejar de contarles lo bien que me hace mantener este espacio de intercambio a pesar de que las publicaciones no tengan la periodicidad que me gustaría.


Esta semana: Frida Kahlo La artista y muralista mexicana nació un 6 de julio de 1907. Pobrecita, de haber sabido la vida que le esperaba, se amotinaba al útero. Una vida complicada y dolorosa, y en el arte parece haber encontrado un pedacito de refugio creativo y sanador. Pero no comió perdices y todo eso. Para nada.


Frida pintaba el diario de su vida en cada uno de los cuadros. A los 6 años sufrió un ataque de poliomelitis que comprometió una de sus piernas pero logró sobrevivir. Llegados los 18, un nuevo accidente la toma por sorpresa, cuando un tranvía, al chocar contra el colectivo en el que viajaba, le parte la columna. Salió con vida de casualidad. Luego de decenas de operaciones tuvo que hacer reposo obligado de casi un año. Consecuencia: Frida comienza a pintar sin parar.


A los 22 años se casó con el muralista mexicano Diego Rivera, con quien fue feliz los primeros momentos (dicen que llegó a engañarla hasta en su propia cara). Diego fue otro de sus grandes dolores. Cuando le preguntaban porque solía pintar tantos auto retratos, ella contestaba: “porque estoy sola tan a menudo, porque soy la persona que conozco mejor”. A lo largo de su trayectoria reflejó sus estados mentales y físicos en más de 200 obras con gran sutileza y surrealismo. A los 47 años se despidió, cerró sus ojos, y finalmente descansó.

2 comentarios

vero mariani dijo...

que post triste :( (igual, así y todo, tenes magia para escribir...amotinada en el útero! you ruleeeeeeeeeeee).
pilas amiga, lo que no se da es para que se de algo mucho, MUCHO, mejor!

te quierooooooooooooooo

Eurídice Ferrara dijo...

seeeeeee, el famoso por algo es es posta. Te banco en esa baja amiga, desde aca desde ahi, desde alla, por aca, por asi, porque, porque quiero, porque Kalo es lo mas y gamboa ni te cuento. aguante lo malo y lo bueno, es que creo que no existiria uno si no esta el otro, no? me perdi. te kiero, estoy aca.

© Comunidad del Trueque
Maira Gall