Oda a la imperfección



Sí, bueno, es algo evidente. Somos seres imperfectos... pero por qué, entonces, a veces osamos por creernos perfectos... O es más, por querer hacer todo a la perfección. Y encima, si así no ocurriera (es obvio que no va ocurrir) llegamos a la frustración. 

Si bien no me considero una persona perfeccionista en lo más mínimo, y creo que tengo cierta tolerancia a la frustración, los rasgos de imperfección más a la vista de mi persona comenzaron a hacerme verdadero ruido con el nacimiento de mi hija. No quiero pasarle a ella mis defectos, y mucho menos mis fantasmas.... 

Por suerte creo que los hijos vienen a enseñar, entre otras cosas, a esta bella realidad llamada vida... eso me tranquiliza.

Punteo de imperfecciones recientes:
Colgada
Poca capacidad para planificar actividades a futuro (y cumplirlas)
A veces, demasiado determinante en cosas mínimas  
Amante de resolver las cosas de manera inmediata sin esperar a optar por la mejor opción (elegir la primera, como mucho la segunda... Gracias Juan por enseñarme)

Pero cuando estoy con ellos algo perfecto sucede. De eso estoy segura.



Foto fuente: http://pinterest.com/pin/51509989459808364/

2 comentarios

Eurídiche dijo...

ayyyyyy que tiernos! lindas palabras amiga, siempre lindas. te kiero. a ver si sale este comentario que siempre tengo algun inconveniente..jaja

Anónimo dijo...

hay amiga...como te quiero! simple e imperfectamente hermosa! y ya te extraño tanto! y bue...nada es perfecto!
Ampi

© Comunidad del Trueque
Maira Gall